Dermatología Consulta

Diagnóstico de Lipedema

El diagnóstico del lipedema se lleva a cabo mediante el análisis de los datos de la historia clínica, la inspección y la palpación del paciente.


El médico también puede valerse de pruebas de imagen para su diagnostico más acertado, tales como:
 

  • ECOGRAFÍA

  • ECO-DOPPLER. Mide el flujo de sangre de los vasos sanguíneos.

  • LINFOESCINTIGRAFÍA. Analiza la circulación del drenaje linfatico.

Tratamiento

Existen diferentes tratamientos del Lipedema: conservador, quirúrgico, y en los últimos años se han añadido otros como la Lipomesoplastia.

Tratamiento Conservador

Los términos empleados internacionalmente para referirse a la terapia conservadora que aplicamos en el lipedema son: “Terapia física compleja” (TFC) o “Terapia descongestiva compleja” (TDC).

El tratamiento descongestivo puede llevarse a cabo de diferentes maneras y combinando diferentes técnicas; el drenaje linfático manual (DLM) una o varias veces por semana, vendajes o prendas compresivos de tejido plano; realización de ejercicio de bajo impacto (caminar, natación, yoga, pilates...); y una nutrición adecuada  adaptada a la enfermedad y sus características.

Tratamiento Quirúrgico

La liposucción WAL es la técnica más utilizada para tratar el Lipedema, ya que permite aspirar tejido graso a la vez que inyecta una solución salina para separar las células de grasa adiposada. 

Suele ser necesario realizarse varias cirugías hasta completar el tratamiento.